El intérprete de Banda El Chiquis habla de su música y de los señalamientos al género por su cercanía a los narcos y al machismo

maxresdefault

 

En mi primer disco, El rey de la parranda, interpreto canciones de amor y desamor, de romance; para que la gente se identifique y expongan sus sentimientos. Son canciones para cantar, para  bailar, para expresar sentimientos; no son de machismo ni de narcos.

Con pocos años en el medio artísticos el cantante poblano El Chiquis se ha posicionado en las estaciones de radio y ha tomado un lugar entre los músicos asociados con el género “regional mexicano”. Este mes ha estrenado en el canal de televisión privada Bandamax el sencillo Escribamos una Historia, y en Puebla se ha acercado a los medios para hablar de su nuevos disco El rey de la parranda

Acerca de sus inicios en un género con pocos exponentes en Puebla platica El Chiquis: “mi padre es de Guerrero, mi madre de Veracruz, cuando era niño mis me llevaban a los jaripeos de los pueblos de mis abuelos. Le tomé gusto a lo regional mexicano, por ello toco norteño, banda y mariachi. Mucha gente no los escucha y prefiere oír rock, pero yo les invito a escuchar el folklor nacional”.

Inicie en la música con mi primer sencillo “Y me arrepiento”, que salió en 2015, pasado un año lanzamos el primer disco, promocionamos en los shows “El rey de la parranda”, un tema que me da identidad en las presentaciones. Actualmente estamos preparando el sencillo “Escribamos una historia” del nuevo disco que saldrá en marzo.

Por otro lado, adentrándose al tema de la violencia en México y al apoyo que reciben algunas agrupaciones musicales por parte de grupos delincuenciales añade el Chiquis: “Los que cantan banda visten sombrero y botas norteños, casi como mariachis. Actualmente hay muchas series de narcotraficantes que hablan del Señor de los Cielos, el Chema Venegas y demás. Son sus personajes los que se visten como nosotros, los cantantes de banda del norte, en particular de Sinaloa. Es una forma de común de vestir de la gente de allá. Pero las personas asocian inmediatamente al cantante de banda con la imagen del personaje de la telenovela y piensan… ‘ha, lo deben de estar patrocinando narcos’. Pero en la realidad es muy diferente”.

No me interesa si le gusto al narco, espero que le guste mi música a todo el mundo, no solo a los narcotraficantes.

Finalmente acerca de la violencia, el machismo y el alcoholismo con el que se asocia a la banda concluye: “Creo que el género se ha desprestigiado con algunos corridos y en particular con los narcocorridos. En mi disco el tema más representativo, “El rey de la parranda”, no habla de violencia ni drogas. Habla de fiesta”.

Mucha gente que escucha narcocorridos busca emular lo que narran, pero es algo que está mal.

 

Comentarios