Un eclipse solar descrito en la Biblia podría ser el más antiguo del que se tiene registro

 

141393

Colin J. Humphreys, director de investigación de la Universidad de Cambridge, y el astrofísico Graeme Waddington informaron sobre el eclipse solar más antiguo del que se pudiera tener registro en una referencia bíblica.

Un evento desconcertante en la Biblia en el que se menciona a la luna y el sol, puede ser interpretado como la descripción de un eclipse solar. Los investigadores lo han fechado el 30 de octubre del año 1207 a. C., por lo que es posible que éste sea el eclipse solar anular más antiguo del que se tiene registro.

Este evento astronómico les permitiría a los científicos redefinir las fechas de los periodos del reinado de algunos faraones del mundo antiguo, entre ellos el de Ramsés el Grande. Este descubrimiento también sugiere que las expresiones utilizadas actualmente para calcular los cambios de velocidad en la rotación de la tierra pueden extenderse 500 años atrás, del 700 a.C al 1200 a.C.

En el artículo titulado Solar eclipse of 1207 b.C helps to date pharaos, publicado en octubre de este año por la  revista de Astronomía y geofísica  A&G, Humphreys y Waddington dieron a conocer los resultados de su investigación sobre el eclipse registrado en un pasaje bíblico.

Para dar un contexto de los eclipses en el mundo antiguo, hicieron un recuento de los que posiblemente fueran los eclipses más antiguos que han sido sugeridos, los cuales pudieron ocurrir antes del año 1000 d.C . Dos de ellos son referidos en relatos de la historia China, un tercero registrado en una tabla de arcilla encontrada en Ugarit (actualmente Siria), y otro más en los relatos de la Odisea de Homero, probablemente escrito en el 800 a. C.

Sin embargo, los investigadores coinciden en que, hasta ahora, no ha habido referencias confiables sobre los eclipses solares observados antes del año 1000 a.C.

Una posible observación

Después de algunos estudios, Humphreys y Waddington sugieren que hay una posible referencia de un eclipse solar en un pasaje en el libro de Josué del Antiguo Testamento. En dicho pasaje se lee:

Ese día en que Yahvé entregó a los amorreos en manos de los israelitas, Josué le dijo a Yahvé en presencia de todo el pueblo:

Sol, detente en Gabaón, Luna, párate sobre Ayalón’.

El Sol se detuvo y la Luna se paró, hasta que Israel se vengó de sus adversarios.

Esto está escrito en el libro de Jaser. Y, en efecto, el Sol se detuvo en el cénit y no se movió de allí por casi un día entero“. Libro de Josué (10:12-13)

“Si esas palabras estaban describiendo una observación real, entonces un evento astronómico importante tuvo lugar. Lo que teníamos que hacer era entender qué significaba realmente el texto”, explicó Humphreys, quien es un entusiasta de vincular el conocimiento científico con la Biblia.

Sin embargo, no son los primeros en hacer referencia a este pasaje bíblico. La primera persona en sugerir que el texto de Josué (10:12-14) se refería a un eclipse solar, parece haber sido el lingüista Robert Wilson (1918) quien hace casi 100 años dio la siguiente traducción del mismo pasaje:

Eclípsate, oh Sol, en Gabaón,

Y la Luna en el valle de Ayalón,

Y el Sol se eclipsó y la Luna se dio vuelta, mientras la nación se vengó de sus enemigos”.

Las traducciones de este pasaje, señalan en su estudio los autores, “asumieron que el texto significaba que el Sol y la Luna dejaron de moverse. Sin embargo, un significado alternativo plausible es que el Sol y la Luna dejaron de hacer lo que normalmente hace: dejaron de brillar”.

En el siglo XX Wilson había llegado a la misma conclusión, anotando además que en textos cuneiformes babilonios astronómicos había palabras que significaban “oscurecerse” que tenían la misma raíz que la que aparece en la Biblia en hebreo para describir lo que hicieron el Sol y la Luna.

Sin embargo, en esa época, no era posible investigar a profundidad debido a la naturaleza de los cálculos requeridos, un problema ahora superado.

Una reinterpretación del pasaje del Antiguo Testamento del libro de Josué sugiere que un eclipse solar fue registrado. Los cálculos muestran que este evento pudo ser un eclipse anular que tuvo lugar el 30 de octubre de 1207 a.C. En la astronomía moderna, los eclipses solares son catalogados en tres tipos: total, anular y parcial. Sin embargo, en el mundo antiguo los observadores no distinguían entre eclipses totales y anulares.

Si esta hipótesis es aceptada, este parece ser el eclipse solar más antiguo registrado. Si estos datos se combina con los registros egipcios, este eclipse permite obtener fechas más precisas para el reinado del faraón Ramsés el Grande que seria 1276-1210 a.C con una precisión de más o menos un año.

 

Con información de BBC y A&G

Comentarios