La violencia y la miseria en México en una exposición en el Museo de los Ferrocarriles

IMG_20171108_112217

Entre los rieles amontonados y los durmientes astillados del Museo Nacional de los Ferrocarriles Mexicanos (MNFM), el artista suizo de 86 años Urs Jaeggi interviene los espacios más alejados del recinto para mostrar a los visitantes su visión de los desplazados por la guerra, la miseria de las personas excluidas por el gobierno, la desaparición del tren de pasajeros y la violencia que vive México, todo esto en la exposición Sin Fronteras, que será abierta al público este sábado 11 de noviembre a las 12 horas en la 11 norte 1005, Centro.

Mi trabajo surge de la necesidad de mostrar la realidad mexicana de creatividad e ideas, pero también de drogas, violencia y asesinatos; deseo mostrar las fuerzas en conflicto.

Anteriormente Urs Jaeggi realizó la exposición El silencio del desierto, acerca de los migrantes que han muerto en su intento de llegar a la frontera con los Estados Unidos, por lo que sus temáticas sociales son algo común en sus reflexiones.

Para ilustrar lo anterior cabe reseñar uno de los montajes que se sirve de las obras negras abandonadas al interior del MNFM: “estas ruinas son el resultado de la incompetencia, sin embargo para el mundo tienen un significado. Son espacios de resurgimiento de las personas al volverlas habitar, en las ruinas hay algo nuevo que hay por descubrir”.

IMG_20171108_105845

Con respecto a la desaparición del ferrocarril de pasajeros en México añade que es lamentable que en el mundo sea un vehículo prioritario, mientras que en este país “se ha relegado a los museos. Por ello pensé en los montajes en este espacio, porque se puede ver la estación vieja con chatarra oxidada al lado de la nueva estación del tren turístico”.

En esa misma plática con los medios de comunicación el artista de habla alemana señaló que es inevitable la influencia que tuvo en su vida la Segunda Guerra Mundial y el fin de la Guerra Fría: “mi padre fue socialista, fue muy activo, me enseñó a ser militante político. Murió cuando yo tenía doce años, en ese entonces pensaba en ser artista pero las circunstancias me empujaron a estudiar economía y a tener visión política.

Además el mismo artista Urs Jaeggi aboga por el salario universal que dé a toda persona el derecho a una vida digna, para que de ese modo las personas puedan realizar más actividades creativas sin tener que condicionar su devenir por la vida con el trabajo obligatorio.

En este aspecto Urs habló del ascenso de China al concierto de las naciones que se ha visto acelerado por el autoaislamiento de los Estados Unidos propiciado por el gobierno de Trump, señalando que sería bueno que el paradigma socialista del Partido Comunista Chino influenciara a las demás naciones en lo que se refiere al apoyo a las poblaciones pobres y a la implementación de subsidios a los alimentos y medicinas para mejorar el nivel de vida. Pero también “puede ser malo debido a que el gobierno comunista ha propiciado el surgimiento de magnates y políticos millonarios, dejando de lado a los productores del campo”.

Sin Fronteras forma parte del Programa de arte contemporáneo para sitio específico “Cambio de Vía”, que el MNFM impulsa desde 2004 y en el que han participado, -además del propio Urs Jaeggi- Iván Edeza, Carla Herrera, Dee Williams, Helen Escobedo y Alberto Gutiérrez Chong. Sin Fronteras permanecerá en el MNFM por un año y podrá ser vista durante los horarios de visita del MNFM.

 

Urs Jaeggi nace en Solothurn, en la suiza alemana en 1931. Debido a la muerte de su padre a los doce años debió estudiar muy joven para empleado bancario. Durante su primera juventud es influenciado por el jazz afroamericano y los escritos de los filósofos franceses de su época. Al alcanzar la mayoría de edad se afilia al Partido Socialista Suizo y escribe críticas teatrales para un periódico.

En la universidad estudió artes, Ciencias Sociales y Economía y ejerce como docente universitario. En 1992 toma la jubilación voluntaria y se dedica por completo al arte y a la escritura. Desde 1996 comienza a visitar regularmente México y habitarlo, asimilando la creatividad y versatilidad de su entorno para plasmar estos aspectos en las exposiciones El silencio del desierto y Sin Fronteras.

Comentarios