Fotoperiodista es secuestrado y asesinado en San Luís Potosí

 

 

La muerte del fotoperiodista Edgar Daniel Esqueda Castro vuelve a evidenciar lo peligroso de ser periodista en México.

La mañana de este viernes fue localizado un cadáver con signos de ejecución  cerca del Camino al Aeropuerto Internacional Ponciano Arriaga y luego del hallazgo, personal allegado a la Procuraduría General de Justicia del Estado de San Luis Potosí confirmó que se trata de Edgar Daniel Esqueda Castro, quien ayer fue reportado como desaparecido después de que unos hombres arribaron a su domicilio y se lo llevaron por la fuerza.

Ayer periodistas y amigos denunciaron la desaparición de Esqueda Castro, y el Comité para la Protección de Periodistas (CPJ por sus siglas en inglés), emitió un comunicado en el que reportaba la desaparición.

“Las autoridades del estado de San Luis Potosí y las autoridades Federales mexicanas deben encontrar a Edgar Daniel Esqueda Castro lo más rápido posible y  a salvo”, dijo el día de ayer Alexandra Ellerbeck, coordinadora del programa del CPJ para América del Norte. “México es uno de los países más peligrosos del mundo para los periodistas, y si el gobierno mexicano está tan comprometido con la libertad de prensa como dicen serlo, deben prevenir futuros secuestros y asesinatos”.

En la página web del CPJ se emitió un comunicado en el que se informaba que, de acuerdo con  los reportes de la prensa, fueron hombres armados vestidos como oficiales de policía quienes secuestraron la mañana  del jueves 5 de octubre al fotógrafo local, Edgar Daniel Esqueda Castro, sutrayéndolo de su casa en el estado de San Luis Potosí. El fiscal general del estado dijo en una declaración que la fiscalía está investigando y negó que la policía estatal estuviera implicada en el secuestro.

Hoy se confirmó el asesinato del fotoperiodista con el que suman 37 periodistas asesinados en México en lo que va del sexenio del gobierno de Enrique Peña Nieto. Edgar Daniel Esqueda Castro colaboraba en los diarios digitales VoxPopuliSLP y Metrópoli SLP.

De acuerdo con información de El País, el fotoperiodista ya había presentado una queja en la Comisión Estatal de Derechos Humanos hace unos meses. Jan Albert Hootsen, de la oficina del CPJ en México, explica que “se refieren a un evento de junio, cuando la víctima estuvo en un evento en San Luis. Él estaba sacando fotos después de una balacera. Y vino un ministerial que le quitó la cámara y la credencial de elector”. Gerardo Guillermo Almendarez, editor del digital Vox Populi, añade que “en una escena del crimen, agentes ministeriales le pidieron que no tomaran fotos. En otra escena se lo volvieron a encontrar y otros agentes le pidieron igual que no tomara fotos, que no hiciera su trabajo. Se presentó una queja ante la comisión estatal de derechos humanos, pero no se le aplicó ninguna medida cautelar. Ayer nos informaron de que en el mes de julio, el comité federal estaba evaluando si requería o no medidas cautelares”.

 

 

 

Con información de Sin embargo y El País

Comentarios