Margarita Zavala, Cordero y el #FiscalCarnal

sanjuana

 

*Nota y fotografía publicadas originalmente en SinEmbargo el 4 de septiembre de 2017

Resulta verdaderamente divertido ser testigos del pleito interno y externo del Partido Acción Nacional (PAN), un partido convertido en una mala y fea copia del PRI. Manuel Gómez Morín, estará revolcándose en su tumba al ver en el mejunje que se ha convertido el partido que fundó.

Las crisis son buenas para hacer cribas. La crisis que ha detonado en el Congreso de la Unión el nombramiento del detestable #FiscalCarnal ha descubierto otra cloaca: la del PAN.

¿Qué tan mal estará internamente el partido fundado por Gómez Morín que han decidido convertirse en tapadera del PRI para cubrir las espaldas a Felipe Calderón y a Enrique Peña Nieto y de pasó allanar el camino a la candidatura presidencial de la señora Margarita Zavala de Calderón?

El nombramiento del insuperable e inolvidable, Ernesto Cordero, para legitimar como fiscal encubridor y protector de corruptos a Raúl Cervantes, es nada más y nada menos que el fin del PAN como partido de derecha independiente.

A partir de ahora, tenemos que llamar al PAN por su nombre, un partido satélite del PRI, al igual que el PVEM, el PRD y el PT. Así de claro, todos son paleros del partido en el poder a cambio de dinero, beneficios varios, prebendas, negocios y corruptelas.

Y para muestra basta un botón: solo hay que ver las maniobras que los calderonistas que están a favor de la candidatura de la señora Zavala de Calderón, hicieron por encima de la voluntad de la mayoría panista.

En el banquillo de los traidores no solamente está el risueño Cordero a quien le bastan 6 mil pesos para vivir estupendamente. Hay que añadir al honorable señor Roberto Gil Shwartz, al porro Javier Lozano, Salvador Vega Casillas y Jorge Luis Lavalle. Todos beneficiados por el sangriento sexenio del Calderonato.

Pero si hay que señalar a los traidores, como lo hizo estupendamente Santiago Torreblanca que se plantó atrás del colaboracionista del PRI, el señor Cordero, hay que empezar por Felipe Calderón y Margarita Zavala, ambos ya andan negociando en lo oscurito con Peña Nieto, para no solamente blindar su impunidad ante sus casos del pasado, sino para allanar su camino a una candidatura presidencial y extender el infame Calderonato que nos dejó en la ruina económica y social con más de 100 mil muertos, 20 mil desaparecidos y un millón y medio de mexicanos desplazados por su guerra inútil.

Insisto: los panistas tienen que enumerar correctamente y en orden a los traidores. Y también los mexicanos. Ante todo, tenemos al traidor mayor, el señor Enrique Peña Nieto que se quiere ir de rositas a pesar de que él y su gabinete están involucrados en un sin fin de supuestos casos de corrupción, malversación, tráfico de influencias, blanqueo de capitales y quien sabe cuantas cosas más.

Cordero no es el único Iscariote, los verdaderos Judas están a la vista de todos, ¿qué esperan para aplicarles las normas internas del PAN y expulsarlos del partido que Gómez Morín soñó que sería un movimiento de reconstrucción de la nación?

Todos ellos son traidores conocidos con anterioridad. Primero se traicionaron a sí mismos, luego traicionaron al PAN y después traicionaron a México. Estos traidores no coinciden con la ideología de un partido fundado para representar los más altos valores éticos del ser humano.

Gómez Morín lo dijo en 1939 al fundar el PAN, un partido que hiciera valer la convivencia del “hombre integral” con dos postulados fundamentales: la moral y el derecho como fuente de la acción política.

Aquella manta colocada detrás de los fundadores del PAN decía: “Acción Nacional: una organización de todos aquellos que, sin prejuicios, resentimientos ni apetitos personales quieren hacer valer en la vida pública su convicción en una causa clara, definida, coincidente con la naturaleza real de la nación y conforme con la dignidad de la persona humana”.

Les pregunto a los panistas, sobretodo a los panistas decentes, muchos de ellos los conozco hace años, gente de bien, empeñada en cambiar este país que se nos cae a pedazos, ¿si el lema de Acción Nacional está representado por estos traidores?

Ciertamente no. Hoy más que nunca ha quedado de manifiesto que el PAN necesita refundarse, necesita urgentemente una limpia, una criba. Su crisis sin precedentes puede lo ha colocado al borde del precipicio. Su hundimiento es inexorable si no cambian.

El PAN ha sido secuestrado por una camarilla de pillos instalados en distintas tribus, capaces de aniquilarse unos a otros. Este grupo de dique panistas (porque muchos se parecen más a los priistas) los mueve la ambición desmedida, la soberbia y la avaricia. Han probado las mieles del poder cubriéndose de riqueza sospechosa. Y quieren seguir controlando los hilos del blanquiazul. Están decididos a mancillar el nombre de Gómez Morín, de Manuel Clouthier, Efráin González Luna, Luis H. Álvarez, Rogelio Sada Zambrano, Carlos Castillo Peraza, José Ángel Conchello Dávila, Juan Gutiérrez Lascuráin, Ignacio Limón Maurer, José González Torres, Efraín González Morfín y tantos, tantos otros.

Lo dijo el entrañable y aguerrido Manuel Clouthier, el hombre que llevó por primera vez al PAN más cerca de la presidencia, el hombre que inventó la resistencia civil pacífica para mover a México en base a los grandes ideales del ser humano: “Lo importante no es cambiar de amo, sino dejar de ser perro”.

Lamentablemente con Ernesto Cordero y sus amos Felipe Calderón y Margarita Zavala, el PAN se ha transformado en un perro del PRI.

www.websanjuanamartinez.com.mx
Twitter: @SanjuanaMtz
Facebook: Sanjuana Martínez

Comentarios