Quinto Informe de las mentiras

Pena Nieto gasolinazo

*Nota publicada originalmente en SinEmbargo el 28 de agosto de 2017

No hay nada más patético que la propaganda a la vieja usanza del Partido Revolucionario Institucional (PRI), ni nada más engañoso que un informe de gobierno de Enrique Peña Nieto.

El inquilino de Los Pinos llega a la película ficción de su Quinto Informe con 3D: Desgastado, Denostado y Desenmascarado.

“Lo bueno cuenta y queremos que siga contando”, es el lema del señor Peña Nieto para recuperar credibilidad y un poco de estima del pueblo al que maltrató hasta las últimas consecuencias, sobretodo en términos económicos y de seguridad.

Luciendo un poco de pancita, visiblemente recuperado del supuesto cáncer que padecía (él si tiene atención médica de primera no del Seguro Popular), Peña Nieto se pasea por el país para hacer sus 38 vídeos propagandísticos a favor del PRI al filo del inicio del importante y trascendental año electoral 2018.

La puesta en escena, no faltaba más, son los “logros” del esfuerzo individual y colectivo del imaginario mexicano, algo que solo permanece en la cabeza de los priistas recalcitrantes que se han beneficiado del sistema, que son muchos, no vayan ustedes a subestimar su fuerza proselitista.

Los 38 spots que debieron costar una millonada —todavía no se atreven a decirnos cuánto y tal vez nunca lo sepamos— son en realidad fragmentos de una película ficción ideada por Presidencia de la República para hacernos creer que todos somos ganadores y triunfadores gracias al sexenio priista del señor Peña Nieto.

Para decir que somos el doceavo país productor de alimentos, Peña Nieto se pasea por un rancho ganadero y platica con un próspero empresario que empezó su negocio con una vaca nomás y ahora tiene un emporio. Ya saben, compren una vaca y pronto serán millonarios, generarán riqueza y muchos empleos pagando minisalarios (perdón, esto último no importa, es obvio).

Peña Nieto entrevista a los trabajadores, por supuesto, todos están dentro de este guión de risa y ofrecen testimonios de lo maravillosa que es la vida durante el sexenio en cuestión. Luego, como colofón, el inquilino de Los Pinos, se sienta al lado de ellos frente a un asador donde preparan carne al carbón, que por cierto se ve cruda, se los dice una regiomontana especialista en carne asada. Una cosa es término medio o tres cuartos y otra muy distinta la carne color rosa en los platos de los comensales que por obvias razones no comen. Peña ni siquiera tiene un plato.

Los vídeos parecen hechos en el país de Alicia y sus maravillas. Todo es tan absolutamente irreal que habría que felicitar a los productores por tan excelentes bodrios, en especial, por dejarnos en claro que se trata de fantasías y sueños guajiros.

Solo una persona desfinformada o bien, militante del PRI o parte del gobierno o bien beneficiada por el mismo, podría creer tantas falsedades. Supongo que los empresarios y gente entrevistada durante los vídeos de esta descarada propaganda, se sienten orgullosos de haber sido elegidos y bendecidos por ser parte de una publicidad engañosa.

Mal, muy mal. Si son buenos mexicanos tendrían que echar un vistazo a la realidad y reconocer que se prestaron a ser parte de una divulgación que pretende perpetrar al PRI en el poder.

Por favor, estas decenas de personas que aparecen en estos 38 videos piensen en su fuero interno si están ayudando a cambiar este país o si simplemente participaron porque a ustedes les va muy bien, porque están en su sillón de confort mientras observan la debacle de este país con 70 millones de pobres.

No sabemos si algunos de quienes aparecen en estos vídeos son actores o gente comprada, una practica muy utilizada por el PRI que ha quedado de manifiesto en las pasadas elecciones del Estado de México. Tampoco sabemos qué tipo de arreglos hicieron para prestarse a semejante comunicación manipuladora.

Pero lo más importante de todo es que los espectadores que vean estos 38 vídeos no se dejen engañar. Y para ello, propongo ir desmontando cada una de sus mentiras. Ayuden a difundir la realidad de México frente a la descarada propaganda proselitista de Peña Nieto.

El inquilino de Los Pinos dice que por primera vez en 20 años estamos exportando más alimentos que los que importamos. ¿Será? De acuerdo a un informe del Banco de México del año pasado, el país no cubrió las necesidades de alimentos de la población y recurrió a las importaciones para cubrir los déficits de maíz y trigo. De hecho, las importaciones de productos agropecuarios llegaron en el primer semestre del año pasado a cinco mil 757 millones de dólares, lo que significó un aumento de 1.83 por ciento.

Luego, sostiene que somos líderes en la producción de aguacate. Esa afirmación tendría que tener un añadido: “por eso el aguacate está cada día más caro y alcanza precisos hasta los 90 pesos”. El aguacate que era considerado “la mantequilla de los pobres” se ha convertido en un producto de lujo, inalcanzable para las familias de trabajadores.

Sin ningún rubor, Peña Nieto nos quiere hacer creer que las infames minicasitas del Infonavit o del Fovissste son grandes logros dentro de su gobierno. Habría que añadir el testimonio de miles de trabajadores que han abandonado dichas minicasitas porque fueron construidas en lugares alejados sin escuelas, ni servicios públicos ni mucho menos seguridad. Hay miles y miles abandonadas y rematadas por las mismas instituciones a los desarrolladores para blanquear dinero principalmente, mientras los trabajadores tienen que pagar créditos de viviendas inservibles que finalmente abandonaron.

Finalmente lo que nos queda claro es que el Quinto Informe jamás señalara las cifras vergonzosas de la pobreza extrema en la que viven 50 millones de mexicanos, ni tampoco la lucha por la supervivencia alimenticia que padecen 28 millones de personas que, en este México de las maravillas de Peña Nieto no tienen ni para comer.

Por favor, que no se dejen engañar, difundan la verdad y desmonten las mentiras del PRI.

www.websanjuanamartinez.com.mx

Twitter: @SanjuanaMtz

Facebook: Sanjuana Martinez

 

Comentarios

More Stories