Partidos políticos, la ruina de México

INE Voceros

*Nota originalmente publicada en SinEmbargo el 21 de agosto de 2017

En un país con 60 millones de pobres, tener partidos políticos que reciben casi 7 mil millones de pesos, es una obscenidad, un insulto, un escándalo, un crimen moral y ético, un atentado a la decencia.

¿Por qué hemos llegado a este punto? ¿Cómo es posible que en un país tan pobre con millones de gente que no tiene qué comer, existan partidos y políticos ricos?

El Consejo General del infame Instituto Nacional Electoral (INE) aprobó por unanimidad este proyecto de financiamiento público para “actividades ordinarias” de los partidos y sus “campañas electorales”.

¿De qué nos sirven estas campañas electorales? Son ejercicios de más de lo mismo: promesas que luego la mayoría no cumplirá en buena parte. ¿Para qué queremos campañas largas, agotadoras, repetitivas y mentirosas?

Pero el inefable Lorenzo Córdova Vianello considera que este multimillonario presupuesto entregado a los partidos y a los candidatos independientes no es una “determinación arbitraria del INE”. Claro, como no, eso ya lo sabíamos. Aquí todo es consenso y reparto y cerrar con un claro: “todos contentos”.

Los 6 mil 788 millones de pesos para ser exactos irán a parar a las elecciones del 2018 que ya sabemos serán arbitradas por el mismo arbitro fraudulento y corrupto que es el INE.

Entonces pregunto: ¿qué necesidad tenemos de entregar tan elevada suma de dinero a unos políticos que son auténticos vividores del sistema y que solo pretenden beneficiarse en términos personales?

Este presupuesto no beneficia más que a los políticos y sus partidos, muchas veces convertidos en organizaciones o empresas familiares como en el caso del Partido del Trabajo (PT) o el Partido Verde Ecologista de México (PVEM) y en menor medida el resto.

Los Consejeros del INE que se negaron a renunciar luego del fraude electoral monumental del Estado de México y Coahuila, ahora dicen como Ciro Murayama que este presupuesto es “dinero limpio”. Explicación no pedida, acusación manifiesta.

¿A poco no saben los señores consejeros que estos casi 7 millones de pesos oficiales son pecata minuta frente a los miles de millones de pesos que partidos y políticos reciben por fuera? Muchas veces, ese dinero procede de actividades ilícitas, es dinero negro que sirve para financiar candidatos y partidos del gusto del crimen organizado o de los distintos estamentos de poder político y empresarial.

El pase de charola es ya una tradición mexicana. Las instituciones han mirado para otra parte a la hora de tener la obligación de investigar este financiamiento ilegal.

Pero aquí no pasa nada. Veamos cuánto se van a embolsar los partidos políticos. Empecemos por el Partido Revolucionario Institucional (PRI) al que le han asignado nada más y nada menos que la cantidad de más de 1,689 millones de pesos. Así como pretenden los señores del INE que pretenden la equidad.

El Partido Acción Nacional (PAN) recibirá más de 1,281 millones de pesos, mientras que el Partido de la Revolución Democrática (PRD) recibirá más de 773 millones de pesos y su partido satélite el PVEM recibirá más de 578 millones de pesos.

Le siguen, el Movimiento Ciudadano propiedad de Dante Delgado con más de 537 millones de pesos y después Nueva Alianza de la maestra Elba Esther Gordillo y los maestros, con 419 millones y el Partido del Trabajo (PT) propiedad de Alberto Anaya y su esposa Guadalupe que casi desaparece, con más de 376 millones de pesos.

Los nuevos partidos como Morena con más de 659 millones de pesos y Encuentro Social con 398 millones de pesos, no cantan mal las rancheras. Aquí de lo que se trata es que todos tengan para sus “chicles”, incluidos los candidatos independientes con 42 millones 964 mil 332 pesos.

Obviamente los independientes no podrán competir equitativamente con partidos que reciben más de mil millones de pesos como el PRI y el PAN, ni con los que reciben un poco menos, porque la diferencia entre estos presupuestos es abismal.

Estamos frente a un derroche innecesario, un exceso monumental frente a las necesidades más urgentes que requiere la sociedad en educación, seguridad y salud, principalmente.

En el uso de los dineros, el INE, tampoco está haciendo su trabajo. La Unidad Técnica de Fiscalización (UTF) dirigida por Eduardo Gurza es una pantomima que no actúa, ni vigila nada. Obvio, este señor tiene un vinculo directo con el PRI.

México no puede seguir sosteniendo este derroche obsceno e inmoral de los partidos. Ni por la vía oficial ni por la vía ilegal. Las autoridades tampoco deben seguir normalizando la inyección de dinero negro a las campañas, políticos y partidos. Eso es un delito y debería empezar a perseguirse judicialmente para castigar a quienes compran el voto de la gente y para quienes con su dinero imponen candidatos y partidos en el poder que luego les otorgarán beneficios.

Nos urge una reforma política que incluya un replanteamiento de financiación de los partidos basado particularmente en los votos, es decir, vincular el dinero que reciben, a la cantidad de sufragios obtenidos en la elección.

Por lo pronto, prepárense a vivir el infierno, el horror de las campañas electorales con su avalancha de anuncios basados en promesas y mentiras. Prepárense para el hartazgo, el enfado, la indignación que sentimos por el desmedido uso de espacios televisivos y radiofónicos. Prepárense para ver como el duopolio televisivo se llena los bolsillos a cambio de moldear las intenciones de voto. Prepárense para ser testigos del enriquecimiento ilícito de tantos políticos con dinero de sus partidos. Y finalmente, prepárense psicológicamente para la guerra sucia y la marea de propaganda deshonesta pagada con nuestro dinero.

www.websanjuanamartinez.com.mx
Twitter: @SanjuanaMtz
Facebook: Sanjuana Martinez

Comentarios