Un café con Eusebio Ruvalcaba

eusebio_ruvalcaba

 

Por Clara Mendoza Sánchez

Sábado 29 de Octubre de 2016. El punto de reunión no puede tener mejor nombre para aquellos amantes de la literatura, “Café Rayuela” y el lugar es simplemente el  epítome de lo bohemio; se encuentra ubicado en los portales de la plaza de armas de Tlalpan, lugar que parece suspendido en el tiempo. Son las  9:59 de la mañana y nuestro entrevistado es  la  única persona en el café,  la  imagen es inconfundible, aún a la distancia…es Eusebio Ruvalcaba.

Se encuentra ocupando la  mesa del  fondo, al percatarse de presencia ajena se incorpora y a continuación la debida  presentación -tal como debe ser- el Señor Ruvalcaba se levanta de su asiento, da un fuerte apretón de manos e invita a tomar asiento. Con notoria familiaridad hacia el  mesero pide café para la  recién llegada y, en un acto que denota costumbre, el mesero en automático le rellena la taza

“Me gustan los lugares tranquilos así como este”, explica  y así logro  comprender el trato familiar hacia el mesero, es un cliente habitual y no es para menos ya que “El  Rayuela” es el lugar propicio para dar los primeros esbozos de su próxima novela.

Eusebio Ruvalcaba es escritor, poeta y ensayista, entre sus obras se encuentran Un hilito de sangre, El frágil latido del corazón de un hombre, Desde la tersa noche, El elogio del demonio entre otros títulos, nació en Guadalajara en el año 1951, además es  hijo de uno de los violinistas más grandes de México, el maestro Higinio Ruvalcaba  y de la pianista Carmela Castillo,  razón por la cual al llevar la música en la sangre  debemos añadir  a su descripción el calificativo  de melómano

Centrándose en este hecho inicia la entrevista.

¿Cómo fue tener a dos grandes de la música como padres?

Fue algo muy bello, como escuchaba música desde antes de nacer para mí,  la música es como regresar a la placenta de mi madre,  yo escucho  la música e inmediatamente me siento como pez en el agua,  crecí en ese ambiente de intensidad, de belleza lo que me permitió disfrutar gran parte de la vida, la música se prodiga hasta el infinito y por eso la disfruto tanto. 

Entonces, ¿por qué eligió las letras sobre la música?

Debido a que ni cuando era niño ni ahora tengo lo principal, que es la vocación. Sin ella  aunque tengas buen oído, memoria musical o buen gusto, sin esa cosa fuerte que nace desde el interior del alma que se llama vocación , no hace uno nada.

¿En qué momento descubrió que lo suyo era la literatura?

Cuando se atravesaron en mi vida una serie de circunstancias que me empujaron hacia la creación literaria,  tendría 23 o 24 años, todas fueron al mismo tiempo. La muerte de mi padre fue para mi un acontecimiento rotundo, me dije <<tengo que darlo a conocer>>; él era muy un gran violinista, muy connotado, pero lo que yo quería era escribir sobre su existencia, sobre su vida, eso me empujo a escribir. También que  me  enamoré, la chica me dijo <<escríbeme unos poemas, Eusebio, y ando contigo…>>, <<¡pero si  yo no escribo!>>, y me dijo <<sí puedes, pero no sabes>> y de pronto me vi escribiendo poemas para ella. Y otra cosa más estaba cursando la Licenciatura en Historia y Filosofía Letras  por la UNAM y un Maestro, Enrique Gonzales Rojo, invitó al grupo a que fuéramos a una lectura que iba a dar de poemas y dije ¡wow!, ¿y eso es poesía? Y salí  de ahí escribiendo y todo eso contribuyó para  el  descubrimiento de mi vocación.

Lo que nos lleva a preguntar: ¿que es el amor para Eusebio Ruvalcaba?

“ Es  un estado lamentable, porque anuncia una agonía. Las cosas prosiguen tal cual y sin embargo el  amor nos confunde los sentimientos: donde hay tristeza para nosotros todo es alegría, donde hay desolación encontramos un estado anímico de  enloquecimiento espiritual y escribimos por que escribimos bajo la égida del amor”.

No resulta extraño descubrir que algunas de sus obras, por regla general, las ha dedicado alguna chica que se atravesó en su vida

“Dedicar es el modo de estar más cerca de ella y que ella esté más cerca de uno”.

Eusebio Ruvalcaba es un maestro en el uso de los aforismos, y  haciendo uso de estos es como la entrevista continúa , por lo cual al preguntarle qué le falta por hacer responde:

“No soy un hombre ambicioso, mis sueños son sueños que se pueden  cumplir el mismo día, mi único capricho el saber usar el punto y la coma, eso me facilita la vida, además yo no sueño, yo trabajo y cuando hay algún reconocimiento es inesperado y lo agradezco. Sería un ingrato al reclamarle a la vida privaciones de felicidad ya que en los seres que me rodean he encontrado solidaridad, me ha llenado de gozo encontrarme con algún probable lector que me dijo <<ese libro me conmovió>> ese es el mayor premio de un escritor…  tocar el corazón de alguna persona

¿Y qué característica debe tener una historia para que merezca ser escrita?

“No ando a la búsqueda solo llegan hacia mi cabeza y decido escribirlas, cuando llega una historia es una descarga, es un desprendimiento de un glóbulo que tenemos los escritores”

Así al cuestionarle acerca de su novela preferida de su autoría contesta:

“Un hilito de Sangre esa novela la traigo en el tuétano ya que me ha  permitido muchas cosas, me ha hecho ver  lo que significa el arte de escribir y lo que generó esa novela a los  presuntos lectores jóvenes,  me abrió las  puertas en el corazón de muchas personas,  por eso es  mi libro más cercano

Y ya que tocamos el tema, ¿cómo surgió la idea de escribir Hilito de Sangre?

“Quería escribir una novela y como evidentemente nunca había escrito una le pregunte al Maestro Emilio Carvallido, cuál era el mejor modo de escribir una novela, me dijo <<elabórate un proyecto con eso comiénzala, la extensión puede ser una cuartilla>> Pase días y días escribiendo llevaba como 8 cuartillas, estaba ya fastidiado, entonces en una ocasión  me encontraba en un bar e hice el proyecto a un lado y empecé a escribir propiamente  la novela y ya no pude parar. Por otro lado estaba en el proceso de mi primer divorcio y veía a mis hijos el domingo y me recibían muy tristes, entonces les leía los capítulos que había escrito en la semana y se desplomaban de la risa. Y yo dije <<estoy en el mejor camino>> y eso me obligo a escribir la novela de principio a fin con tal de que ellos se divirtieran”.

El Señor Ruvalcaba ama lo que hace se puede notar por la manera en que habla de su “oficio”, el de escribir, por lo cual mi pregunta final es: ¿Cuáles son las armas para un escritor?

“Sentido de la observación es muy importante así nos percatamos del  desconsuelo de la gente que nos rodea, hay que escribir sobre desconsuelo y sufrimiento, puede ser un texto humorístico puede ser una novela que te mueva a la risa constantemente, pero que nos deje algo en el  fondo de nuestro ser para que reflexionemos sobre la injusticia que priva en la vida, eso es muy importante porque entonces el escritor vacía en sus palabras su apreciación de las cosas y el hombre cuando lee quiere que alguien le  muestre el dolor de los demás.”

El  café se ha enfriado y la plática alargado, pero el final es inevitable. Con esta introspección  nos despedimos y  abandonamos con pesar el Rayuela con la esperanza de volver a repetir la experiencia.

Las novelas de Eusebio Rubalcaba, nos llevan a través de un viaje interior por las virtudes y las vicisitudes del hombre, novelas que no sucumben a la pretensión de los halagos a pesar de su brillante narrativa en las cuales el autor nos brinda una parte de él en cada párrafo ya que nadie se baña dos veces en el mismo Eusebio….

Comentarios