Elecciones en Kenia, reporte desde África

Imagen de El Mundo

Imagen de El Mundo

Nairobi, Kenia.

La jornada electoral se había desarrollado en “tensa calma” hasta que se dieron a conocer los primeros resultados que sitúan a actual presidente, Uhuro Kenyatta, en el primer lugar con más del 54 por ciento de los votos; el principal líder de la oposición, Raila Odinga, cuenta, hasta el momento, con poco más del 44 por ciento de acuerdo a la Comisión Electoral (IEBC).

Ante tal escenario, Raila Odinga rechazó los resultados asegurando que se trataba de un fraude, por lo que sus seguidores salieron a las calles a protestar en Nairobi y Kimuso, lo que ya ha cobrado las vidas de al menos tres personas, según informan las autoridades; testigos aseguran que en la zona de Mathare un manifestante murió a causa de los disparos de la policía. Cabe señalar que durante años, organizaciones de derechos humanos y activistas han denunciado abiertamente la brutalidad de los agentes para reprimir las protestas en Kenia.

El líder de la alianza de oposición Super Alianza Nacional (NASA por sus siglas en ingles), Raila Odinga, declaró: “el sistema ha fracasado. Rechazamos los resultados que se han publicado hasta el momento” sosteniendo que dichos resultados no tienen validez puesto que aún no están respaldados por las actas correspondientes de la IEBC. Por su parte, la IEBC reconoció que hay “algunos problemas en algunos centros de votación” relacionados con el sistema biométrico de identificación de electores, pero que en general el funcionamiento fue mejor que en elecciones de 2013.

La sombra de la violencia

En 2007, Odinga contendió por segunda vez en las elecciones presidenciales en las que se reportaron diversas irregularidades en el sistema de votación. Sus seguidores fueron convocados a tomar las calles, lo que resultó en un saldo de más de mil 100 muertos y 600 mil desplazados de sus hogares debido a la ola de violencia.

Frente a tal precedente, el gobierno ha pedido a los ciudadanos prudencia y responsabilidad para no repetir la misma situación: ”por favor, debemos abstenernos de cualquier actividad que ponga en peligro la vida de los demás o la estabilidad del país”, afirmó el ministro del Interior en funciones, Fred Matiang’i, en un rueda de prensa. Ahora Odinga ha llamado a sus seguidores a permanecer en calma aunque sostiene, él “no controla a la gente”. Las jornadas electorales de Kenia siempre se viven con tensión, principalmente luego que Odinga haya sostenido en dos ocasiones que se cometió fraude: la primera en 2007 y la segunda en 2013 cuando se enfrentó por primera vez a Kenyatta.

Odinga pertenece a la tribu lúo mientras que el presidente Kenyatta de los kikuyu, etnia de la que forman parte tres de los cuatro presidentes que Kenia ha tenido hasta la fecha. Los dos políticos son descendientes de los padres fundadores del país: Jomo Kenyatta, primer presidente de Kenia, y Jaramogi Oginga Odinga, quien fungió como primer vicepresidente del país africano.

El cadáver mutilado

Nueve días antes de las elecciones, el director de telecomunicaciones de la IEBC, Chris Msando, fue hallado muerto. Su cadáver se encontraba mutilado: uno de sus brazos había sido amputado y el hecho hizo correr el rumor de se podrían manipular los resultados de los comicios haciendo uso de sus huellas dactilares.

Comentarios