NANA NEGRA

nnana

Nana negra

Nana, nanita negra, ven a arrullarme
cántame esa canción que aprendiste en la lengua de tus abuelos
y ayúdame a dormir tranquilo
ayúdame a dormir en calma.

Nana, nanita negra, consuélame como cuando era niño
como en aquellos días en que no tenía más brazos que los tuyos
cuando papá y mamá me abandonaron a tu cuidado
como cuando yo era tu hijo de piel blanca.

Ven y cárgame, recuéstame en tu regazo tibio y cómodo
méceme en tu barriga abultada
que tu brazo izquierdo sea mi almohada y el derecho mi cobija
acompáñame, cántame, adorméceme.

Nana, nanita negra, dame luz con tu sonrisa
alíviame las penas cantándome la canción que no entiendo
méceme suavemente y acariciándome la nuca
hazme sentir tu hijo aunque bien sepa que me cuidas por la paga
hazme creer, nanita negra, que esos cantos no son para el hijo que dejaste solo en casa.

Nana, nanita negra, sigue tarareando que todavía tengo miedo
haz que se vayan los demonios que me azuzan
échalos con hierbas, cantos y conjuros
diles que se vayan.

Nana, nanita negra, sígueme abrazando, aunque sea por la paga.

Comentarios