Con reunión a escondidas responde IMACP a la solicitud de foro público

ilustraciones colectivo agite

 

“IMACP, ¿Con quién te estás reuniendo? ¿Por qué no abres la discusión y la convocatoria?” Pregunta con justa la razón la activista y promotora cultural Itzell Sanchéz Martínez al haberse enterado de que, sin publicarlo en ningún canal oficial o red social abierta y habiendo avisado, sólo a unas cuantas personas, ¡cinco minutos antes!, el Instituto Municipal de Arte y Cultura Poblano (IMACP) realizó el día de hoy una junta para discutir el muy criticado “Programa de Regulación a Artistas Urbanos”, un tema sobre el que artistas, ciudadanos, académicos, periodistas y organizaciones sociales han pedido un foro público de debate.

Según la página 8 -abajo pueden ver la copia de dicha página- de la controvertida disposición municipal que pretende que los artistas de las calles paguen cuotas por trabajar y se sometan a castings de “calidad artística y moral” para poder obtener permisos revocables que no les dan ninguna prestación -sólo la pobre promesa de no ser acosados por la autoridad- y los obligan a acudir al llamado del IMACP y portar tapete oficial, el instituto calificará si los artistas tienen valores tales como el compromiso, la ética, la integridad, la transparencia, la honestidad, el respeto y la responsabilidad.

Dejemos por un momento aparte el complejo tema de “evaluar” la calidad artística (para tener maestría en Estética, Anel Nochebuena parece saber muy poco acerca de lo espinosas que son las discusiones sobre la validez del crítico) y de lo impositivo que es querer regular qué entra y no entra, no en un espacio formal con derecho a establecer criterios curatoriales, sino en el espacio público; yo me pregunto, ¿con qué calidad moral pretende el IMACP evaluar si los artistas tienen o no los valores que enlistan si tan sólo en este acto de grosero desdén hacia los ciudadanos demuestra cuán poco apego tiene el Instituto por ellos?

redacción

Los distintos grupos que han manifestado inconformidad con esta disposición del Cabildo Municipal y que no fueron convocados a esta reunión relámpago orquestada prácticamente en secreto por el IMACP, expresaron una indignación contundente ante esta actitud.

Por separado, dos miembros del Consejo Ciudadano de Cultura (un mecanismo ciudadano sin carácter vinculativo ni representativo que se limita a emitir recomendaciones), el poeta Miguel Veléz y escritor Jaime Carcaño, quienes han expresado reiteradamente su rechazo al Programa de Regulación de Artistas Urbanos señalando que es una medida censuradora, que da pase  libre para oprimir el derecho a expresarse de todos los ciudadanos, disfrazada de programa de instrucción artística y están interponiendo varios amparos apoyados por el líder del Barzón Poblano, Alejandro Carvajal Hidalgo, y por el abogado de la misma organización, Gerardo López Ramirez, expresaron que, si bien ellos no han dirigido sus criticas directamente al IMACP por considerar que los responsables centrales de este tema son el Cabildo y el Presidente Municipal, sí consideran que este fue un acto inapropiado por parte del Instituto.

En su twitter, Miguel Veléz señala que se había platicado sobre la posibilidad de dialogar (no en representación de algún grupo de artistas, sino a título personal) en ocasiones previas, pero estaba perfectamente claro que ese dialogo no sería a puerta cerrada ni sin difusión amplia, sino que dependería de que se establecieran condiciones claras y serias para permitir la participación de todos los ciudadanos.

A Miguel Veléz le informaron de esta reunión llamándole por teléfono cinco minutos antes de que empezara, y a Jaime Carcaño ni siquiera lo contactaron (pueden consultar en este link un vídeo que grabó para hacer algunas aclaraciones sobre el tema https://www.facebook.com/jaime.carcano/videos/10159274561840122/).

twitter Miguel Velez

Por otro lado, varios artistas que conforman el grupo de interpretes que han realizado, a la fecha, tres movilizaciones en contra de la medida -la última de ellas, una desobediencia civil artística y pacifica en el zócalo de la ciudad- y que han pedido un foro público, pero no dentro de las instalaciones del IMACP, sino en un espacio más abierto e imparcial en donde también intervengan los regidores, el presidente municipal y todos los ciudadanos interesados, también se muestran molestos por este proceder opaco y que parece tener el propósito de fingir que se tiene el respaldo de los creadores poblanos, cuando en realidad un número muy importante de ellos ha hecho perfectamente visible el hecho de que no están siendo tomados en cuenta en todo este asunto.

foto de Zvezda Ninel

“El arte humaniza, la regulación privatiza”

La poeta María Villatoro, quién hace unas semanas reto a la directora del Instituto, Anel Nochebuena, a un duelo poético, expresó su escepticismo ante este proceder del IMACP: “nosotros no sabemos con quién se está teniendo ésta reunión; si lo que se buscaba era una reunión con quienes se estaban manifestando, entonces habrían hecho masiva la invitación para que todo aquél que quisiera ir estuviera presente. No existe una convocatoria clara, no sé qué tanta validez pueden tener “reuniones” cómo estas

El representante de la compañía teatral Icaro, Daniel H. Soto, comentó el día de ayer en redes sociales que le había llegado el rumor de que se iba a realizar esta reunión, pero no tenía información formal al respecto, razón por la cual varios artistas, entre ellos el escritor Jaime Mesa, se dieron a la tarea de buscar datos al respecto en notas periodísticas, canales oficiales, grupos de creadores, páginas de colectivos artísticos y foros culturales, y en todos lados encontraron la misma respuesta: a ningún sitio en el que los artistas pudiesen encontrar información relevante para su gremio, le había llegado la invitación a esta reunión que parece haberse organizado como si fuera un juego de escondidillas.

¿En dónde están el compromisola ética, la integridad, la transparencia, la honestidad, el respeto y la responsabilidad de un Instituto que recurre a trucos con bajos como este y qué, así, quiere evaluar la calidad moral de otros?

Comentarios