No más Ingrata: Café Tacuba

ingrata

La banda mexicana decidió quitar de sus presentaciones el tema lanzado en 1994, “La Ingrata” debido a su letra: “Por eso ahora tendré que obsequiarte un par de balazos pa’ que te duela”.

“Eramos bien jóvenes cuando se compuso y no estábamos sensibilizados con esa problemática, como ahora todos sí lo estamos. Creo que es un momento de repensar si la vamos a seguir tocando o le cambiamos la letra”, dijo Rubén Albarrán al diario argentino  La Nación.

Corría el año 1994 y Café Tacuba lanzaba su disco “Re“, del que se desprende uno de sus más grandes éxitos: “La Ingrata”, canción que retrata una parodia a la música norteña, en una especie de polka-ska, que habla del orgullo herido de un macho despechado.

Más de veinte años después de su lanzamiento y tras haberla presentado en innumerables ocasiones durante sus giras, la banda mexicana decidió eliminarla de su repertorio.

De hecho, si nos detenemos un segundo en la letra de “La Ingrata” podemos rescatar una de sus más fuertes líneas: “Pues si puedo hacerte daño, solo falta que yo quiera lastimarte y humillarte (…) Por eso ahora tendré que obsequiarte un par de balazos pa’ que te duela. Y aunque estoy triste por ya no tenerte voy a estar contigo en tu funeral“.

La banda estuvo presente el pasado mes de enero en el concierto de despedida de las Fiestas de Palmares en Costa Rica y pese a la insistencia del público, quienes pedían a gritos la canción, los músicos no la tocaron.

En entrevista  el tecladista de la banda, Meme, señaló respecto al tema que “la canción que se basa en el sentido del humor. La inspiración tiene que ver con los corridos norteños, cuyas letras muchas veces narran historias que no tienen sentido del humor. Si genera una lectura incorrecta es algo que está más allá de la intención que tenía en su momento“.

“Mucha gente puede decir que es sólo una canción. Pero las canciones son la cultura, y esa cultura es la que hace que ciertas personas se sientan con el poder de agredir, de hacer daño, de lo que sea. Personalmente, desde hace mucho, dije “pistola” no me gusta, y con mi cuerpo hago la broma y esos balazos son de otro tipo”, sentenció Rubén Albarrán.

Comentarios